martes, 16 de diciembre de 2008

LA NAVIDAD EN EL CAMPO... HACE TIEMPO...

"Si te gusta mi cantar ya empiezas a quererlos
porque lo que hago es contar lo que aprendí en mis pueblos."

Rocío Jurado


Hace unos meses comencé a escribir este blog, sin saber bien cuál sería la orientación del mismo.

En pocos días y gracias a las críticas y sugerencias de algunos amigos, sobre las primeras publicaciones, descubrí mis ganas de mostrar el lugar donde vivo.

Hoy estoy “chochísima” con mi labor, porque mi pueblo ya es conocido mediante este espacio, en muchos lugares, y yo... probando, equivocándome, corrigiendo, aceptando sugerencias, voy pintando un sitio en el cual muchos quisieran habitar...

Y es un espacio real... es mi pueblo... es SANTO DOMINGO...

Está en Santa Fe, en el centro, y se encuentra delimitado por el SALADO...
Muy cerca de ese río, se encuentra en pleno campo, la casa donde nací y viví hasta los 20 años...

Hoy... en este post, contaré por primera vez algo referido a mi vida y a mi familia… Porque creo que vale la pena narrar cómo esperábamos la Navidad, cómo la pasábamos...

Y también porque es parte de la historia...

En una casa grande rodeada de extensos patios y muchos árboles, a siete kilómetros del pueblo, vivíamos once personas: mi abuela paterna, mi familia formada por mis padres mi hermana y yo, y la familia de tío “Chacho” (aquel músico a quien dediqué un post hace tiempo) conformada por él, su esposa y cuatro hijos varones.

Cada Navidad era una verdadera fiesta. Venían al campo todos los hijos de mi abuela con sus familias. Eran cinco más aparte de los dos que habitaban el lugar...

A nosotros, los niños de la casa (seis en total), nos encantaba, y esperábamos ese día con mucha alegría y ansiedad.

Desde varios días antes, entre todos limpiábamos los patios, los dejábamos libres de cualquier elemento que pudiera entorpecer algún minuto de nuestra diversión...

Adornábamos las galerías, armábamos el árbol que lucía hermoso aunque no tuviera luces...

El día 24, ayudábamos en la preparación de comidas y tortas para ofrecer a las visitas. Nos portábamos muy bien esperando el mejor regalo del “NIÑO DIOS”.
Después de la cena sabíamos que pasaría a dejar los regalos.

Mi padre nos acompañaba y nos recostábamos en su cama esperando escuchar la corneta que anunciaba la llegada. Escuchábamos los ruidos que hacía al descargar los paquetes frente a la puerta de atrás de la casa...

Muy acurrucados esperábamos a que se aleje (teníamos miedo, así era en ese tiempo). Cuando el sonar de la corneta se alejaba, nuestra ansiedad ya era insoportable.

Queríamos correr para saber qué nos había dejado, pero primero salía mi padre para comprobar que ya se había ido, y cuando nos avisaba que todo estaba bien, corríamos a abrir los regalos. Eran humildes, caseros,... pero qué alegría nos daba recibirlos!
Había para todos, mi abuela se encargaba de que a nadie le falte el regalito de Navidad!


Cuánta inocencia! El “Niño Dios” era mi tío pero nosotros por supuesto que no lo sabíamos, ni siquiera se nos ocurría imaginarlo...

Jugábamos muy entusiasmados con los presentes y después de un rato no íbamos a descansar para estar bien al día después...

A la mañana siguiente vivíamos la emoción de recibir a nuestros tíos y primos para luego compartir el día de Navidad... para nosotros la jornada más esperada del año!

Las actividades eran numerosas, desde fútbol, bochas, bolitas, cartas, guitarreadas,... hasta las más inesperadas charlas entre familiares que se ven solamente en ocasiones especiales.

Con el paso del tiempo... y los cambios que la vida va imponiendo... estas reuniones se dejaron de lado...

Aquellos festejos gozan del recuerdo más dulce que conservamos de nuestra niñez...

Cada época tiene su encanto... Hoy todo es diferente, nuestra vida cambió, nuestras creencias cambiaron, pero siempre podemos elegir cómo vivir las fiestas... nuestra actitud es lo que cuenta...

Y ustedes... quieren contar cómo festejaban antes la Navidad? Y en la actualidad?

52 comentarios:

David Carrascosa dijo...

Hoy soy el promero que recostar mi cabeza en la tierna almohada de tus recuerdos. Muchas gracias por compartirlos con nosotros, me ha encantado leerlos..

Por cierto, tu blog también me gusta un montón.

Ah! Se me olovidaba. Las baladas de mi blog están en la sección Nº 1 EN PEÓN DE BREGA, según entras a la derecha. DALE AL PLAY!! Espero que te gusten.

Un fuerte abrazo!!

Alfonso dijo...

A mí me pasó algo parecido a ti, de pequeño la Navidad era la ocasión de estar en familia, aunque aquí en el sur de España, con algo de más frío de donde tú vives.
Ya de mayor, empezaron a faltar abuelitos, madres, y las cosas no son igual.
De hecho, lo que son las cosas, yo asocio Navidad con enfermedades de mis seres queridos. No sé cómo me las apaño, pero en Navidad, siempre tengo a alguien querido en el hospital :(

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Colo...

Bellas épocas aquellas, cuántos recuerdos has traido a mi mente, que una lágrima ha rodado por mis mejillas.

Para nosotros era algo parecido, reunidos en la casa paterna, allá en mi pueblito natal y por eso los recuerdos son casi los mismos tuyos.

Gracias por compartir.

Un abrazo

Roberto Esmoris Lara dijo...

Colito, qué lindo recuerdo...
¿sabes?..creo que la navidad no cambió, sigue viva en el corazón, y los que se fueron antes también están ahí envolviendo cariñosos regalitos...nos piden que cuidemos mucho la ilusión, que tengamos esperanza...vos, mi amiga querida, les estás haciendo caso...
Felices fiestas, por más modestas que sean
siempre iluminarán el alma.

Te quiero desde que eras chiquitita, Colo!!!
Besos
REL

Colo dijo...

DAVID:
Muchas gracias a vos por ser uno de mis lectores infaltables!
Me pone contenta que te guste mi blog...
Encontrar e las baladas y las escucharé luego te cuento...
Un abrazote!

ALFONSO:
También en mi familia hubo sucesos trsites en diciembre, incluido el día de Navidad, pero es parte de la vida y debemos sentirnos bien!
Un abrazo enorme y espero este año no debas ir al hospital...

Colo dijo...

RAFAEL:
Ya había leido en tu blog un relato y comprobé que se parecían nuestras creencias de niños...
Es lindo saber que te emocionaste leyendo...
Gracias por estar siempre presente!
Un besote

Colo dijo...

ROBERTO:
Muchas gracias por tus palabras que reconfortan mi alma...

Sabes... trato de conservar la ilusión y también de mantener viva esa niña que se asombra con las cosas simples y sinceras...

Yo también te quiero mucho y desde siempre!

Abrazos

Adrisol dijo...

hola colo!!!!
te dije que me encanta como tratas los temas? me gusta como quieres tus raíces y las anécdotas familiares.
mis recuerdos son con mi familia, que al ser pocos, no se hacían grandes fiestas, pero ahora entre hijos, nietos, nueras,hermana, etc........creo que la pasamos mejor!!!!!!!!!!

el cuervo dijo...

La navidad es al igual que la Patria, el territorio de la infancia. Es el encuentro con los primos. Es el juego compartido con ellos en esa jornada luminosa donde compartimos ingenuos secretos. Sabés Colo, Santo Domingo en ese sentido no es tan distinto a tantos pueblos de nuestra Pampa Gringa en la infancia, en nuestra infancia que sin saberlo intuía una jornada especial de reencuentro con aquellos que, expulsados a las ciudades con la promesa de pleno empleo en ese período de creciente sustitución de importaciones, retornaban a "la chacra" de la nona, de la oma, de la bobe, etc (que siempre era femenina la presencia aglutinante)con la esperanza de volver el tiempo atrás, esperanza vana para los adultos pero tangible para nosotros los chicos de entonces, tan despiertos como para conocer todos los secretos de la reproducción de los animalitos que poblaban esos campos y a la vez tan ingenuos para creer a pie juntillas en el "Niñito Dios" (que Papa Noel es un invento posterior)...esos mismos chicos que hoy adultos extrañamos esa arcadia perdida de nuestra infancia. Un cariño especial por este post que motivó recuerdos particulares y a la vez universales. Marcelo

tia elsa dijo...

que lindos recuerdos, como vos decis, tan frescos e inocentes. Yo vivi la Navidad como vos, en la casa de mis tías y abuela con muchos primos, jugando todo el día, el árbol de navidad era un pino inmenso que engalanabamos con guirnaldas y pelotitas multicolores. Mirabamos el cielo ara descubrir el trineo y a veces se veian estrellas fugaces que para nosotros eran la estela que debajan los renos a su paso, eran felices muy felices. Ahora con mis hijos, mi mamá, cuñados, sobrinos, también son lindas pero ya no tienen la misma magia.

Armida Leticia dijo...

Gracias por compartir tu historia, creo que nuestras vidas son parecidas, como latinoamericanos que somos.

Desde México un saludo.

hugo dijo...

de chico celebrabamos la navidad en forma muy parecida a la tuya colo, en la casa de mi abuela paterna, también un tío mío era, en nuestro, caso papá noel...

hoy seguimos haciéndolo casi de la misma forma, si bien algunos ya no están, pero han llegado otros. césar magrini, un periodista, decía que la vida era como una playa en vacaciones: estaban los que llegaban los primeros días del verano, luego se iban pero llegaban otros y así sucesivamente. siempre me pareció una linda metáfora...

a propósito, ¿la lindísma jóven fotografiada al lado de la abuela sos vos?

Colo dijo...

ADRISOL:
Qué lindo que la pases mejor en esta época!
Muchas gracias por tus palabras! Cómo no querer las raíces verdad?
Un besote!


MARCELO:
Es cierto lo que dices, la mayoría conincide en la forma de festejo y en las creencias en en NIÑO DIOS...
Muchas gracias por tu cariño y por tus comentarios siempre tan especiales hacia mi pueblo!
Muchos cariños!

Colo dijo...

TIA ELSA:
La "magia", es cierto, ya no tienen magia... Y creo que ni para los niños. Claro que tienen lo suyo y como dije, cada uno con su actitud debe vivirla en forma especial...
Muchas gracias por ser "seguirdora" y disfrutar de mis narraciones!
Besotes!

ARMIDA:
Gracias por permitirnos enterarnos que en tu tierra se vivía de manera parecida...
Saluditos

HUGO:
Qué bueno que tus festejos sigan siendo iguales... me alegra!
Me encantó la metáfora de César Magrini, gracias por compartirla!
La joven soy yo, tenía 15 años en esa foto.
Un abrazo!

Nerina Thomas dijo...

Los capitales que te hicieron ser rica ya adulta. El amor, la familia, los momentos compartidos. El ejemplo sano, los regalos caseros...como los llamas, los mejores sin duda, pues cuentan con el precio del esfuerzo, dedicación y elección adecuada para cada uno.
Eres muy rica, no lo dudes. Tu blog es un ejemplo de persona, de amor por tu lugar donde naciste y vives y muy por sobre todo que muestras el amor de humanidad, al compartirlo con todos los de tu hábita.
Orgullosa de ti estoy!!
Gracias por estar allí!!
Un mimo al alma amiga!

Mariela dijo...

¡Qué lindo! Me gustó tu relato, claro que hace a la historia, y al pueblo. ¿Y ahora se sigue festejando igual?, ¿cómo es tu casa y las de los vecinos actualmente?

Besos.

Colo dijo...

NERINA:
Muchas graciassssssss, me hiciste emocionarrrrrr!!!!!
Es cierto soy ricaaaaa... y asi me hacen sentir ustedes mis amigos que visitan periódicamente este espacio... estoy agradecida de su compañía...
Muchos besos

MARIELA:
Mi casa está en el pueblo de Santo Domingo ahora, es grande también.
Nos conocemos todos aquí somos todos vecinos.
Gracias por tu interés!!!
Muchos besos

mara y cuyá dijo...

Colo...qué hermoso!!! Me has dado ganas de contar. Los niños siguen disfrutando así las navidades, somos nosotros los que a veces no vemos la belleza en la sencillez y en el amor de preparar las cosas. Ahora compramos hecho y ya está, estamos cómodos, pero no disfrutamos....La foto con la abuela me emocionó.
Te cuento que ya había buscado y tengo bien ubicado a Santo Domingo.
Un besito

ACACIA dijo...

Hermoso relato Colo!
En mi familia también festejábamos en forma parecida la Navidad con la diferencia que éra mi familia (mamá, papá, hermano menor y yo) los que íbamos a casa de mi abuela paterna y allí se reunían la mayoría de sus hijos con sus familias respectivas. Un poco más citadino todo, también.
Recuerdo mucho siempre, con añoranza, las exquisitas comidas de mi abuela - de origen sirio libanés - y los juegos y andanzas con mis primos.
Con el tiempo, las personas se fueron yendo, alejando, por distintos motivos.
Hoy mi familia es muy muy pequeña y hasta hace dos años nos reuníamos en casa de mi hermano.
Pero este año... mmm... todos están dispersos (los pocos que somos) y ni siquiera sé dónde voy a pasar la Navidad.
En fin. ¡No hay nada como la niñez!

Un abrazo fuerte!
Acacia

Pato´s dijo...

Hermoso relato ,con bellsimos recuerdos!! Me hizo acordar mucho a cuando era niña y lo pasabamos en casa de mi nona ,la mesa grandes todos reunidos y mi nono cantando en italiano ,llegaban las doce y el arolito que tenia la nona estaba lleno de pequeños paquetitos de papel barrilete,llenos de golosinas, que bella epoca , ahora la paso junto a los mios que no somos mucho pero es re lindo, y lo disfruto afull!Gracias por hacerme recordar!

Besitos Colo que tengas un bonito día:)

Albañil dijo...

hola colo
que tal bellisima historia la cuentas en tu blog
un abrazo desde sevilla para ti y felices fiesta amiga

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

QUE HERMOSOS RECUERDO COLO ME HAN EMOCIONADO.QUERIDA ESPERO QUE PASES POR MI BLOG DE


http://mispremiosydetallesdeamor.blogspot.com/


COLOQUE UN REGALITO DE NAVIDAD PARA LOS QUE ME LEEN ESPERO LO RETIRES ME HARIAS MUY FELIZ. BESOS

¡¡cómo rompen!! dijo...

Hola,un placer leerte nuevamente.
Como casi todos,tb tengo recuerdos de "aquellas navidades".Yo soy del Departamento de Rivera(Uruguay),tb nos reuníamos todos en la casa de la abuela paterna,tenía y tiene un gran patio,aunque ya no voy más,porque queda solamente eso,el gran patio.
Fue muy buena y muy rica en recuerdos esa época,pero como tú bien dices:"Cada época tiene su encanto... Hoy todo es diferente, nuestra vida cambió, nuestras creencias cambiaron, pero siempre podemos elegir cómo vivir las fiestas... nuestra actitud es lo que cuenta."
Hoy festejamos la Navidad,muy intimamente,mis 3 hijos,alguna novia,mi esposo y yo,pero bie y en flia,que es lo q trato de preservar.
A mi mamá y a mi hermana q siguen allá lasllamamos por teléfono,iposible ir en estas fechas.
Un abrazo y muy buen post.
Te agregué a mi lista.

Colo dijo...

MARA Y CUYA:
Qué bueno que tengas ubicado a Santo Domingo.... Eso significa que vendrás alguna vez de visita por aquí? Serás bienvenida!
Te emcionó la foto qué lindo... es una de las únicas que tengo junto a mi abuelita, así le decíamos!
Gracias y muchos besos!

ACACIA:
Gracias por contarnos sobre tu Navidad antes y ahora! Es bueno recordar verdad?
Sabes queyo tampoco sé que haré en esta Navidad, ya que mi hijo menor estará de viaje en Bariloche (de estudiantes de 5to) y el mayor irá de sus suegros, es un año en cada lugar...
Un abrazote!

Colo dijo...

PATO´S:
Gracias a vos por compartir tus recuerdos con nosotros.
En mi caso tampoco somos muchos ahora y esté con quien esté lo pasaremos bien!
Un beso enorme!

ALBAÑIL:
Muchas gracias por pasar!
Felicidades también para vos en estas fiestas! Y siempre...
Un abrazo!

Colo dijo...

MARY:
Ya paso por tu blog, muchas gracias por el regalito y por tu presencia infaltable en ese espacio!
Qué lindo que te hayas emocionado al leer...
Besotes!


COMO ROMPEN!!:
Gracias por compartir con nosotros tu historia sobre Navidad...
A la mayoría nos sucede que hoy vemos las cosas diferentes y festejamos mas intimamente...
Gracias por agregarme, ya estás en la mía también...
Besos y abrazos!

nestor dijo...

Aqui estoy de vuelta...

Que lindo recuerdo colo...la familia grande toda unida en una mesa que de a poquito se va desarmando, algunos parten para no volver y otros a hacer sus vidas como marca la vida.

me has hecho un llamada a la nostalgia con este recuerdo.

un abrazo

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Colo...

Recibe un cordial saludo, gracias por el comentario sobre mis versos navideños y si los quieres poner en tu blog lo puedes hacer, ¡vaya! honor que me haces.

Un abrazo.

thoti dijo...

.. gracias Colo por pasearnos por tus recuerdos en esos días tan entrañables para los que no han enfriado la búsqueda de la ilusión..
.. te dejo un beso desde mis colinas y espero que pases estas navidades igual o aún mejor que cuando niña..

Elsis dijo...

Mis Navidades fueron bastante parecidas a las tuyas.
Ahora es diferente, muchos afectos que ya no están hace que en las fiestas haya una sensación de sentimientos encontrados.
Pero igualmente festejamos y tratamos de recordar a los que se fueron con nuestra mejor sonrisa y en familia.
Gracias por compartir una parte tan importante de tu vida!

Besitos, cielo!

Colo dijo...

NESTOR:
Es como decis, algunos se van, y cada u no forma su propia familia en otros lugares...
Tengo primos en varias provincias y ya n se si los conocería al verlos...
Gracias por pasar!
Un abrazo nostalgioso

RAFAEL:
Un saludo para vos y muchas gracias!

Colo dijo...

THOTI:
Muchas gracias!!! LLevo muy vivas las ilusiones y por lo que veo, los que me acompañan en este espacio también! Y qué bueno que así sea verdad?
Seguro que lo pasaré bien!
Besos

ELSIS:
Gracias a vos por leer mi historia y encontrar el parecido con la tuya...
Parece que todos somos menos en el festejo, será que las reuniones grandes se fueron dejando?
Un besote enorme

TOROSALVAJE dijo...

Me ha encantado conocer como era tu navidad, desde luego era muy hermosa.

La mía era más normalita. Típica navidad de ciudad.

Besos.

Miguel Ángel Bruno dijo...

Hola Colo, muy bonita y expresiva semblanza, que lindo que hayas podido rescatar esa inocencia infantil. En nuestro caso las fiestas eran motivo de reunión familiar, pero salvo alguna excepción, estaba ausente el sentido religioso, la nuestra era una familia poblada de anarquistas y apasionados italianos y españoles que rivalizaban en averiguar quienes eran mejores colonizadores asi que, a poco de haber bebido clericó (menjunje infernal donde mezclaban bebidas alcoholicas con frutas trozadas)comenzaban la pullas y discusiones que, para evitar trifulcas, alguno más sensato levantaba la voz para decir: ¡Tengamos la fiesta en paz, hoy de política y religión no se habla! A los más pequeños nos encantaban estas fiestas porque a parte de los regalitos, muy humildes por cierto, nos enterabamos de "secretos de familia" que solo el famoso clericó nos podía revelar ja, ja ja

Conral dijo...

Hola, Colo. Me ha gustado leer tu entrada llena de recuerdos entrañables. Así recuerdo yo también nuestras navidades de cuando era niña. Ahora han cambiado bastante, pero la verdad es que a mí no me gusta dar tanta importancia a un día o a una noche, me gusta que todos los días sean navidad.
Un abrazo y gracias por compartir tu vida.
Conchi

Colo dijo...

TORO SALVAJE:
Qué bueno que te haya gustado conocer una historia distinta a la de tu vida!
Gracias por estar presente
Un beso

MIGUEL ANGEL:
Así que el clericó los hacía hablar y contar secretos jajajaja
Cada familia es una historia en especial. Lo importante es que todo lo vivido sea una enseñanza que logremos tomarla como positiva...
Muchas gracias por compartir parte de tu vida acá en mi espacio!
Un abrazo!

CONRAL:
Coincido totalmente con vos sobre que todos los días es Navidad y deberían ser especiales, pero tal vez por lo que nos enseñaron, cuando llega esta época nuestra sensibilidad cambia, ya sea hacia la alegría o viceversa...
Muchas gracias por tu aporte
Besotes!

mara y cuyá dijo...

Colo...
ganas no me faltan. Ya me imagino el abrazo...uy uy uy
abrazo

Marysol dijo...

Hola, Colo, he venido a devolverte tu amable visita y veo que tienes un hermoso lugar aqui, me ha encantado conocer un poco sobre tu ciudad y los recuerdos de tu niñez...Si me lo permites, me tomaré mi tiempo para leerte.
Recibe un cálido y fraterno saludo desde el sur de Chile.

Hetitor dijo...

Yo siento sana envidia de relatos de navidades alegres como los que aqui nos contaste Colo. En mi caso, por pèrdidas familiares tempranas, y ser muy pocos de familia, las fiestas no son lo que para muchos. Es màs son fechas que deseamos pasen ràpido. El año pasado en mi blog hice una pequeña reseña explicando un poco el porquè. Este año no voy a repetir lo mismo pero algo escribirè.
Saluditosss desde Rosario! :)

Colo dijo...

MARA Y CUYA:
Dale venite cuando quieras y siiii una abrazoteeeee jajajaja
Besosss

MARYSOL:
Bienvenida! y muchas gracias!
Puedes tomarte todo el tiempo...
Aquí estoy y estaré contando sobre mi pueblo.
Va un abrazo inmenso desde Argentina!

Colo dijo...

HOLA HETITOR:
Entiendo lo de su sana envidia y le cuento que también hemos tenido pérdidas tempranas en mi familia... pero de acuerdo a las creencias es que se sigue o no con los festejos.
Particularmente me adhiero a lo que dice, no me gusta diciembre, pero como dije n... es una cuestión de actitud no?
Buscaré su post del año pasado...
Gracias!
Besitos

mimo dijo...

Hola Colo, te dejo un link con una invitación para participar en FOROERASE
SALUDOS
FOROERASE

Susana de Argentina dijo...

Qué lindo Colo!! si, para mi tambien eran fiestas multitudinarias, venían mis tios y primos, de ambas familias, y eran intercambio de regalos...no había Papá Noel, la importancia en mi época, y tal vez haya sido en mi familia...eran los Reyes Magos...ahí si, había preparativos, de juntar el pasto y poner el agua fresca!!! Colito gracias por compartir tan hemosos recuerdos!! besitos, y hay fotos en mi blog del encuentro del viernes!! besos!

Colo dijo...

MIMO:Gracias por visitar mi espacio y por la invitación!!!! Ya parto para tu blog a ver de que se trata!
Un abrazo

SUSANA:
Me alegra mucho que llegues hasta acá... Muchas gracias por tus palabras!!!
Ya me voy para tu blog a ver las fotosssss
Besotesssssss

Abuela Ciber dijo...

Mis Nochebuenas eran ir a misa de gallo.
Pero pasabamos las fiestas muy similara a tu familia, con amor verdader.
No ese que se comercializa
Te dire que las cosas se han transformado, no creo en cambios, mas bien en transformaciones, pero si sabemos ser autenticos debemos dejar a nuestros hijos y nieros Nochebuenas y Navidades de sencillez y amor.
Al menos or acá asi lo hacemos en la familia.
...............

Colo

Ha sido un placer venir por acá y conocer tu terruño y a ti, a través de tus expresiones.

Gracias por visitar mi blog y darme buenos momentos.

Te deseo a ti y seres queridos, que tengan una buena Nochebuena y Navidad.

Que el año 2009 les otorgue todo el amor, comprension y tolerancia, para que encuentren el equilibrio interior que les de la paz para vivir feliz y plenamente.

Besos

Abu

Rodolfo N dijo...

Colo que hermoso recuerdo reflotaste...
Se va haciendo costumbre emocionarse con cada uno de tus relatos.
Me llevaste mágicamente a mi niñez en mi pequeño pueblito natal del sur de Buenos Aires.
Gracias, besos y Felicidades amiga!!!!

ALMA dijo...

Sabés Colo, que las historias de los pueblos, en algún punto son todas iguales o al menos parecidas.
Eso ocurre en tu relato. En la casa grande del campo el árbol se armaba con una rama de un pino de verdad que se cortaba con ese fin. Se lo colocaba en una lata con tierra, a la cual se la forraba con papel brillante, luego se colocaban los adornos y no existían luces, solo farol a gas (éramos modernos, jajaja).
La comida tenía como plato principal, al menos en mi casa, el lechón que se lo pasaba a deguello un día previo y se lo dejaba orear, antes de colocarlo a las brazas.
Estas fiestas las preparaban las mujeres, porque los hombres estaban ocupados con la cosecha y tengo muy presente que salíamos caminando con el farol, fuera del monte y se lo movía en forma oscilante y era la manera de avisarle a mi padre que generalmente se encontraba arando con el tractor, que ya estaba todo listo, que dejara de trabajar, y se uniera a los festejos.
Al otro día, el trabajo en el campo seguía, no había fiesta prolongada, porque la cosecha seguida de la siembra no podía esperar.

Gracias por el espacio


Muchas felicidades y que se cumplan todos tus deseos

Colo dijo...

ABUELA CIBER:
Muchas gracias por tus palabras!!!
Deseo lo mejor también para vos y los tuyos en estas fiestas y para el 2009...
Un abrazote

RODOLFO:
Qué lindo que te emociones... Y volver mágicamente a la niñez... es hermoso verdad?
Gracias por tus palabras...
Besos

Colo dijo...

ALMA:
Gracias por tu aporte, realmente era así... los hombres continuaban con sus tareas. No hay vacaciones ni feriados largos en el campo, y menos cuando es tiempo de cosecha.
En mi casa el lechón se cocinaba al horno, y era una comida económica ya que era criado ahí mismo.
El árbol tal cual decis, también pintábamos frutos secos de los pinos u otros vegetales, para adornar.
Muchas felicdades!
Un abrazote!

alexandra dijo...

Querida Colo, paso a desearte una FELIZ NAVIDAD y Año Nuevo en compañía de tu familia y amigos y a decirte que estoy muy contenta de haber conocido a través del blog a alguien tan valiosa como vos.
Seguiré visitándote el año que viene con el mismo interés que éste.
Te mando un abrazo enorme.
PD: me encantaron tus fotos de familia y el relato de aquellas navidades.

Colo dijo...

Hola Alexandra!
Muchísimas gracias por lo que decis y te aseguro que es correspondido...

Todo lo mejor para vos en las fiestas y para el nuevo año!
Seguiremos en contacto entonces...

Muchos besos

Solange dijo...

Coincido en que cada familia es una historia en particular y tiene su anécdota, en este caso las navidades, en mi caso diré que, siendo mi niñez la mejor etapa de mi vida ya te imaginarás lo que eran esas fiestas con todo su encanto, lo que significaron. Y a medida que pasan los años siento más nostalgia por todo aquello y es como si necesitara a los que ya no están aunque esté rodeada de los que tengo ahora. Se ha escrito y se dice mucho sobre el pasado, que no hay que vivir en él, pero forma parte de nuestra vida y en algunos momentos se desliza en el presente como en estas ocasiones.
En cuanto a tu familia recuerdo muchas cosas porque el haber compartido una de esas familias y el haber frecuentado tu casa desde chica hoy también forman parte de mis recuerdos. Y esa foto de la abuelita, así es como la veo todavía, sentada con su bastón.
En fin..."Es imposible contar
que bonitos son mis pueblos".
Solange